4 de abril de 2014

Deadwood. T1.

Apenas encuentro algún sentido a escribir sobre series en el blog. Son tantas las creaciones y tan poco mi tiempo libre últimamente que aun guardo la primera temporada de Juego de tronos con la intención de ser vista en alguna ocasión. Y tantas otras... Pero ya que empecé voy a intentar retomar esta sana costumbre y hacer un hueco. Sin embargo pienso obviar las tendencias actuales, para recuperar otras series que merezcan cierta consideración por mi parte bajo una selección siempre subjetiva y personal. 


Llegada a Deadwood - HBO
Para volver al televisivo serial me he decidido por una obra que fue cancelada tras tres temporadas y que siempre ha sido citada como una de las joyas de la HBO. Deadwood. Este título es en realidad el nombre de una ciudad americana, y en esta serie se cuenta como fueron sus inicios. Un pueblo que se estableció y creció fuera de la legislación yanqui en tierras sagradas de los nativos. El motivo de los supuestos colonos es bien simple, en esa zona había oro. La susodicha fiebre que encandiló a toda clase de buscavidas para adentrarse en tierras peligrosas y establecerse en una ciudad sin ley. Así comienza Deadwood, con una especie de atasco dominguero en el Oeste americano, donde los hombres van con la firme intención de hacer negocio. Los EEUU de América carece de siglos de historia, tal y como puede presumir la vieja Europa, pero lo cierto es que saben venderse muy bien y dentro de sus breves páginas sabemos más de peleas entre indios y vaqueros que entre liberales y carlistas del mismo siglo XIX, por poner un ejemplo practico entre EEUU y España.

Así pues, Deadwood es un acercamiento ficcionado de un hueco de esa breve historia. De inicio parte con notables personajes históricos como Wild Bill Hickock o Calamity Jane. Sin embargo es Seth Bullock, otro personaje real, quien parte como protagonista y guía principal
Wild Bill y Seth Bullock - HBO
de la serie. Bullock fue un hombre de negocios que tras establecerse en la ciudad llegó a ser alguacil y reconocido posteriormente al crear el famoso parque de Yellowstone. En está ficción, abre junto a su socio Sol Star, un almacén de herramientas para abastecer a los buscadores de oro, el negocio llama al negocio. Pero en la ciudad hay un personaje que se ha establecido con anterioridad y es dueño de un salón que ofrece alcohol y prostitutas. Al Swearengen es quien regenta este lucrativo negocio, y destaca también por ser el mayor confabulador de la ciudad creada recientemente. Situar a más personajes conllevaría a un estúpido ejercicio de enumeración, cuando basta nombrar sólo a este último como el mejor reclamo para visualizar a esta pequeña maravilla televisiva que es Deadwood. La serie cuenta con otras singulares piezas de interés aunque Swearengen termine acaparando el protagonismo dando la sensación de que todo circula a su alrededor, mientras observa y dirige desde su particular atalaya. Y eso que no hay que desmerecer al resto del reparto, que cumple con creces las naturales tramas entrecruzadas que tan buen resultado están dando a las ficciones televisivas. Tras adular el gran trabajo del británico Ian McShane como Swearengen, cabe destacar también la enorme caracterización de Keith Carradine sobre el legendario perfil de Wild Bill. Cada plano con este personaje irradia un cierto aura que eleva a esta figura sobre las demás, donde parece que se detenga el tiempo con su sola presencia y voz, doblaje al español incluido.


Esta primera temporada carece de una trama única o principal que aglutine las lógicas historias paralelas. Más bien sigue un lógico recorrido de evolución donde la abundante colmena de personajes revolotean con mayor o menor gracia. La serie va situando problemas que los habitantes de Deadwood van resolviendo de unas formas u otras. Como la epidemia de la viruela o la necesidad de ser una ciudad reconocida y llegar a formar parte de los EEUU. Las diversas historias se van creando con el paso de los capítulos y desarrollando en
"Blanco hijo puta" - HBO
complejidad poco a poco, a través de encadenar personajes y mezclarlos en este pequeño reducto ciudadano. Tal vez pueda enunciar la posible veta de oro en una mina y las lógicas escaramuzas por hacerse con su control como un tema recurrente en esta primera temporada. Ahí es donde los personajes principales maniobran de un modo circular para terminar en un punto que nadie estaría dispuesto a apostar viendo el arranque. Swarengen y Bullock chocan de inicio para dirigir el relato hacia el lógico encasillamiento, entre el héroe que defiende a la chica, frente al perverso malhechor que estudia como apropiarse del bien que atesora la dama. Sin embargo los guionistas tienen un filón en el dueño del Gem, que así es como se llama el local regentado por Swearengen. Este personaje evoluciona de tal modo que es necesaria la inclusión de un nuevo malvado que otorgue más peso en la balanza del mal y abra un nuevo frente en los protagon
istas anteriores. El conocido Powers Boothe, da vida a Cy Tolliber, otro empresario del juego y del negocio de la carne que se instala en esa mina de oportunidades que es Deadwood.
Un trago, Alcalde - HBO
Por ultimo cabe destacar el exagerado realismo de la serie. Nada que ver con las clásicas películas americanas donde los hombres eran tan pulcros como su educación. Hace tiempo que el western ha evolucionado hacia una escala exagerada de realismo, donde no se duda en mostrar las miserias, los ropajes desgastados, las calles embarradas y los rostros curtidos por el polvo. Así es Deadwood. Malhablada, violenta y oscura. Tan fiel como pueda ser una ficción sobre una localidad donde se cometía un asesinato al día. El mejor ejemplo del salvaje oeste se concentra en los doce capítulos de esta primera temporada, donde el mal se extiende por esta ciudad hasta el punto, de que todo un general del ejército, debe salir por patas sino quiere echar a perder al grueso de su maltrecho ejército ante las múltiples tentaciones que ofrece la ciudad de Deadwood.

Deadwood - HBO
2004
-----------------------------------------------------------
Deadwood T1
Deadwood T2
Deadwood T3

No hay comentarios:

Publicar un comentario